29 dic. 2007

La buena conciencia

Si la narcoguerrilla de las FARC usa el territorio venezolano para escapar del ejército colombiano cada vez que se ve acorralada, si es a través de esa frontera que reciben las armas y la logística necesaria para continuar cometiendo sus actos criminales, lo más razonable es que tuvieran un gesto de gratitud con Hugo Chávez, justo ahora, cuando él más lo necesita.
Los últimos meses han sido aciagos para el líder de la revolución bolivariana. La derrota de su propuesta de dictadura a la cubana en el Referendo Constitucional, estuvo precedida por el “¡Por qué no te callas!” de la Cumbre Iberoamericana. En esa reunión de mandatarios, Chávez ofreció pruebas suficientes de su escaso talento para heredar el legado de su agónico tutor. Sin Fidel a su lado, se conduce de disparate en disparate, como una brújula sin imán.
La operación humanitaria para liberar a los rehenes de la FARC, no es más que un espectáculo mediático para que Chávez recupere algo de la credibilidad perdida y tome un segundo aire. Ellos, los terroristas y el gobernante, siguen la lógica de Komar y Melamid, la excéntrica pareja de artistas rusos: la buena conciencia es fruto de la mala memoria.

25 dic. 2007

Un país sin corbatas

El Gobierno chino le ha pedido a sus funcionarios que se deshagan de las corbatas. La medida es una de las tantas que ha tomado el país asiático en su lucha contra el cambio climático. El presidente Hu Jintao dio el ejemplo al aparecer en reuniones oficiales en mangas de camisa. Hace un par de años, Junichiro Koizumi, el entonces primer ministro japonés, tuvo una iniciativa parecida y se hizo todas sus fotos oficiales con el cuello de camisa abierto.
Aunque el clima caribeño convida a usar ropas frescas durante todo el año, en oficinas gubernamentales y corporativas de República Dominicana se exige una calurosa indumentaria que requiere del uso de potentes aires acondicionados. Mario Vargas Llosa, quien ha vivido en Londres por décadas, confesó alguna vez que el duro invierno de esa ciudad no es nada comparado con el frío que pasó en los sitios de Santo Domingo donde trabajó “La fiesta del Chivo”.
Un país sin corbatas no sólo nos pondría a tono con los esfuerzos de muchos en todo el mundo, también nos permitiría poder apreciarnos sin esos disfraces en los que algunos se escudan.

23 dic. 2007

Rendición de cuentas

Unas pocas líneas al final de una extensa carta provocaron un gran revuelo en la prensa internacional. Se trata de una confusa frase de Fidel Castro donde leyeron entre líneas la posibilidad de que el anciano y enfermo líder se haga a un lado y abandone el poder. En el más que hipotético caso de que ese hecho llegue a consumarse, debería producirse una rendición de cuentas. Al menos eso es lo que se estila cada vez que un mandatario pone fin a su gestión.
Durante 50 años y en cada uno de sus discursos, el Comandante en Jefe comparó a la Cuba de antes de 1959 con la Cuba revolucionaria. Ese podría ser también un buen ejercicio de despedida. Comparar La Habana a la que él entró en un tanque, con la ciudad que divisa desde su cama. Comparar los 8 millones de toneladas de azúcar que producía la isla hace medio siglo, con el millón que a duras penas se alcanza actualmente.
El sistema de ferrocarriles y de trasporte en general, la infraestructura vial, las telecomunicaciones, la producción de alimentos, la salud y la educación son otros renglones que suelen tomarse en cuenta. A lo único que habría que temerle de esas cifras, es que Fidel caiga en cuenta de que cinco décadas no le alcanzaron y trate de ganar un tilín más de tiempo.

18 dic. 2007

Cámara de juguete

En muchos países de Latinoamérica que no cuentan con una importante tradición cinematográfica, se están haciendo películas que proponen un diálogo inteligente y eficaz con las sociedades donde se gestan. Los circuitos de cine alternativo, que cada vez ganan más fuerza, se nutren constantemente de esas producciones.
Una buena parte de esas películas están realizadas por creadores muy jóvenes, que han decidido despojarse del discurso anquilosado y decadente de muchos de sus predecesores. Gracias a eso, han quedado atrás los tiempos en que nuestros cineastas hacían panfletos en vez de películas, convirtiendo al mal llamado “nuevo cine latinoamericano” en un compendio de arcaicas recetas y refritos.
Jóvenes realizadores de Centroamérica y Suramérica se han propuesto contar cada una de sus historias desde sus propias convicciones artísticas, sin responder a un canon o a una estética preconcebida. Eso ha propiciado una gran diversidad de lenguajes y temas. Sin lastres ni compromisos, han dicho lo suyo “a tiempo y sonrientes”.
En República Dominicana, en cambio, ha prevalecido la simplonería de cintas pensadas para un mercado fácil y demasiado perecedero. Es difícil que esos realizadores entiendan o asuman los cambios. Son los jóvenes los que tienen que atreverse aunque sea con una cámara de juguete. Tienen que empezar de cero, despojarse de lo obvio y de las falsas tradiciones. Es como si tuvieran que aprender a mirar por sí solos.

11 dic. 2007

El gato de Doris

Doris Lessing no se movió de su casa, pero envió un lúcido discurso a Estocolmo donde insistió en la inmortalidad de la creación literaria: “Supongamos que las aguas anegan nuestras ciudades con la subida del nivel de los mares; el narrador permanecerá, porque es la fantasía la que nos enriquece, la que nos mantiene, la que nos crea, para bien y para mal”, dijo la autora de “El cuaderno dorado”.
Desde hace más de una década, su nombre era uno de los que más se barajaba cuando se hacían las cábalas para el Premio Nobel de Literatura. Esa es la razón por la que los Académicos no sorprendieron a nadie, ni siquiera a Doris, con su decisión. “Tengo tos, una ligera diarrea y cistitis”, fue todo lo que dijo cuando le preguntaron cómo se sentía después de recibir la noticia.
A los 88 años, Doris Lessing sigue siendo aquella intelectual lúcida que inspiró a más de una generación. Nada la impide decir lo que piensa, ni siquiera la nota en la que los académicos explicaban las razones del premio. “Eso de ‘la épica femenina’ no me gusta mucho (…), pero es evidente que a la gente le gustan las etiquetas: hombres, mujeres, el bien, el mal...”, dice mientras acaricia a su gato, a quien dice querer más que a muchas otras cosas.

4 dic. 2007

Ya tiene riendas

Desde 1999 hasta el 2 de diciembre de 2007, nadie le había puesto riendas al proyecto caudillista y demagógico de Hugo Chávez. Como un patriarca garciamarquiano, el militar golpista hizo y deshizo a su antojo, al amparo del fantasma de Bolívar, a quien cree reencarnar cuando ordena y manda.
Los sectores opuestos al absolutismo unipersonal de Hugo ya se habían dado por vencidos. Ese engendro que se hace llamar “socialismo del siglo XXI” (Ay, Carlos Marx, cuántos disparates se han cargado a tu cuenta) no parecía tener frenos. Todo estuvo perdido hasta que un enjambre de jóvenes universitarios dijeron que preferían andar sin uniforme y se quitaron en público sus camisetas rojas.
El rol que jugó el movimiento estudiantil venezolano fue clave para que el “No” se impusiera en el referéndum constitucional. La dictadura trasvestida de revolución de Chávez ha sido parada en seco por una generación que decidió, como Silvio alguna vez, querer tener riendas en las manos.

3 dic. 2007

Todavía está allí

Una foto de los años ochenta y una biografía impresa en mimeógrafo bastaron para que se consumara el hecho. Los delegados a la Asamblea Municipal del Poder Popular en Santiago de Cuba aprobaron la candidatura del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz para diputado al Parlamento cubano.
Con ingenuidad, casi con candor, los medios de prensa internacionales se hicieron eco de una “bola” (término cubano para definir el carácter esférico de los rumores) que conjeturaba sobre la posibilidad de que Fidel fuera eximido de volver a ocupar cargos de manera oficial dentro del estado cubano.
Mientras respira, aspira. El Coma Andante todavía está allí, como el dinosaurio de Augusto Monterroso.